La Liga

Simeone quiere revalidar título con pocos cambios y una novedad en el once del Atlético de Madrid

Rodrigo De Paul, centrocampista argentino y vencedor de la Copa América, representa el único retoque realmente visible del Atlético de Madrid de Diego Simeone, ante su décimo proyecto con un bloque armado, pero desafiado por la exigencia de ser el campeón de LaLiga Santander y el anhelo permanente de la UEFA Champions League, el título que le falta al técnico más ganador del club.

Ha conquistado dos veces la Liga (2013-14 y el pasado curso), además como el único entrenador y equipo que ha sido capaz de imponerse al Barcelona y al Real Madrid en un campeonato a 38 jornadas en las últimas 17 campañas; una Copa del Rey (2012-13); dos UEFA Europa League (2011-12 y 2017-18); dos Supercopas de Europa (2012 y 2018) y una de España (2014) para la era más exitosa del Atlético.

También lo ha dirigido a dos de sus tres finales de la Copa de Europa o la Liga de Campeones. Una en 2014, con la derrota en la prórroga en Lisboa; otra en 2016 en Milán, con la frustración de la tanda de los penaltis. Ambas ante el Real Madrid. Pero nunca la ha ganado. Por más que ha competido por superar un reto ‘imposible’.

Es el último límite de Simeone, que insiste en ello mientras incrementa sus récords en el Atlético, inigualable para todos sus predecesores en casi todo como entrenador rojiblanco, pendiente de rebasar aún a Luis Aragonés como el técnico con más partidos en los 118 años de existencia de la institución. La marca son 612, él suma 527 (317 triunfos, 124 empates, 86 derrotas, 875 goles a favor y 388 en contra) y ha renovado su contrato hasta 2024. Los cálculos salen.

Mientras las expectativas se mantienen en lo más alto, vistas las cotas que ha alcanzado en la última década el equipo, su décima temporada desde el principio al mando del Atlético (él debutó mediado el curso 2011-12, el 7 de diciembre de 2012, en sustitución de Gregorio Manzano) también será la menos movida en la plantilla.

Simeone sonríe en una sesión del Atlético de Madrid (Foto: ATM).

Al contrario que en 2013-14, cuando el triunfo final en la Liga deparó también la salida de hombres trascendentes, o de la transformación para la campaña 2019-20 para aquel famoso «año de transición» que desembocó al curso siguiente en un equipo campeón, el Atlético sostiene toda su base inalterable. De principio a fin.

Aún queda tiempo, aún está latente la posible salida de Saúl Ñíguez, cuyo trueque con el Barcelona por Antoine Griezmann ya es imposible, aún pretende el Atlético el fichaje de un delantero, aún Ivo Grbic podría salir del club y aún está por desvelar si algún lateral derecho se irá del equipo (Kieran Trippier, Santiago Arias o Sime Vrsaljko), pero nada de eso afectará de forma relevante a un equipo ya hecho, a menos que haya alguna sorpresa final de mercado.

El campeón de la pasada Liga, el 22 de mayo con 1-2 al Valladolid, se parece casi en todo al actual. En él repiten, por ahora, 19 de los 22 jugadores, como Luis Suárez, Jan Oblak, Marcos Llorente, Koke Resurrección, Joao Félix -intervenido del tobillo derecho que lo mermó desde el pasado mes de diciembre y ante su examen decisivo este curso, ante el momento de su eclosión-, Yannick Carrasco, Ángel Correa, Thomas Lemar, Stefan Savic… Y sólo han salido, de momento, Víctor Machín, ‘Vitolo’ -cedido al Getafe-, Lucas Torreira y Moussa Dembélé, que apenas tuvieron protagonismo.

Rodrigo de Paul es la novedad. «Voy al campeón de LaLiga y sé de la responsabilidad que ello conlleva», asume el fichaje principal del Atlético 2021-22. Es el elegido para reforzar el medio campo y para avivar la competencia interna que entiende tan crucial Simeone.

Campeón de la Copa América con Argentina, se presupone clave en el equipo rojiblanco, cuya evolución ya fue evidente hace un año, sobre todo en la primera vuelta, más ofensivo, concluyente y contundente, armado en torno a un 5-3-2 que tendrá continuidad en este ejercicio. Al menos, esa es la idea del entrenador.

Rodrigo de Paul, una de las principales peticiones de Simeone (Foto: @Atleti).

Imponente en el Udinese la pasada campaña, el Atlético es un desafío para De Paul. Ya jugó hace un lustro en la Liga española, con el Valencia, cuando tenía tan solo 20 años, sin la experiencia ni la madurez ni el fútbol ni la continuidad que sí tendrá ahora en el actual campeón de la Liga, que ha hecho otro fichaje, Marcos Paulo, más de futuro que de presente, y que divisa el inicio de Liga en Balaídos entre las circunstancias, entre la participación de 14 de sus futbolistas en la Eurocopa, la Copa América y la Copa Oro que han condicionado la pretemporada y entre las lesiones que han afectado a Savic, Joao Félix o Felipe Monteiro, en duda para el inicio liguero del 15 de agosto en Balaídos. El regreso del campeón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *